La “chinofobia”


Por Patricio Montesinos

En la medida en que el “coronavirus” afecta a más habitantes de China y se extiende por otros países, crecen las sospechas de que ese germen fue creado en laboratorios de EE.UU. como arma bacteriológica de la guerra comercial que Washington desata contra el gigante asiático.

Varias declaraciones recientes de altos cargos de la Casa Blanca y una cada vez más intensa campaña mediática internacional anti-china alimentan la hipótesis de que la administración del mandatario Donald Trump es la responsable de esa epidemia.

Fíjense en lo que manifestó este 31 de enero el secretario de Comercio Wilbur Ross: “el brote de coronavirus que ha contagiado a miles de personas podría impulsar la economía estadounidense”.

Pero dijo más: “ayudará a acelerar el regreso de empleos a Norteamérica”.

Tales afirmaciones de Ross siguieron a otras del secretario de Estado de Washington, “Mike” Pompeo, quien en medio de la emergencia que vive el mundo por la referida enfermedad “identificó a China como una amenaza a los principios democráticos internacionales”.

A la vez importantes empresas transnacionales y líneas aéreas de EE.UU. y otros países han suspendido sus operaciones con y en el gigante asiático, mientras embajadas han disminuido su personal diplomático.

Por su parte, los grandes emporios de la información no paran un segundo de crear el pánico en todo el planeta tierra, dando cifras de muertes y contagiados por el “coronavirus”, sin mencionar para nada los intensos esfuerzos realiza Beijing por detener esa dolencia.

Las autoridades chinas, junto su pueblo y el ejército, construyen hospitales en poco más de 10 días para brindar asistencia a los enfermos, y son optimistas en que encontrarán pronto el medicamento curativo.

Empero, silenciar todo ello es parte de la campaña “chinofóbica” “made in USA” que protagoniza la administración Trump, entre otros propósitos con el de desviar la atención del juicio político a que está siendo sometido el inquilino de la Casa Blanca.

No pocas interrogantes saltan a la luz, entre ellas: ¿Por qué el “coronavirus” coincidió con el denominado impeachment a Trump, y en medio de su campaña electoral hacia su reelección en los comicios de 2020? ¿Por qué en plena guerra comercial contra Beijing que evidentemente Washington sabe tiene perdida?

El mundo conoce bien, aunque se trate de esconder, que sucesivos regímenes de EE.UU. han acudido a la guerra biológica para derrocar gobiernos considerados “adversos”, desatar conflictos entre naciones, y exterminar poblaciones.

Cuba, por ejemplo, demostró que a principios de la década de los años 80 de la centuria pasada fue víctima de ataques bacteriológicos con la introducción del “dengue hemorrágico”, el cual provocó la muerte de 150 personas, en su mayoría niños.

La conflagración biológica de EE.UU. contra la mayor de las Antillas incluyó en la década de los años 70 la llamada “fiebre porcina africana”, que acabó con la población de cerdos de casi todo el país, el principal alimento cárnico de los cubanos.

El objetivo de todas esas acciones encubiertas pues claro que tenían la intención, como continúa siendo hoy con el bloqueo y continuas agresiones, de destruir la Revolución en la Isla caribeña.

Entonces finalizo con una última interrogante: ¿No es muy sospechoso que haya aparecido el “coronavirus” en China y que Washington lo haya introducido para debilitar a la que muchos consideran ya la primera potencia económica mundial, por encima del hasta ahora imperio que mal lidera Trump?

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s