Tomás, ¡Siempre al Amanecer!


Por Rosario Murillo (*)

Poseídas por el Dios de la furia
y el demonio de la ternura,
salen de la cárcel mis palabras
hacia la lluvia.

Y sediento de Luz te nombro, Hermano,
en mis horas de aislamiento,
vienes derribando los muros de la noche
nítido, inmenso.

Son 5 Años ya sin la risa, y el ensueño de Tomás. La Fragilidad y la Fiereza. Imagino su ausencia para los Hij@s, l@s Niet@s, para quienes le acompañaban en sus búsquedas e indagaciones, en sus experimentos, en ese paciente pulir del Lenguaje que, efervescente, desbordante, y absolutamente impredecible, llenaba páginas elocuentes, y ocupaba el aire de tantos Espacios de Historia y Porvenir.

Imagino su ausencia para Marcela, Música, Musa y Poesía en su Vida.  Estoy convencida de que hoy, inmenso, por Cósmico y Eterno, invade todos sus Espacios Creativos. Estoy convencida de que los asalta y usurpa, atrevido, irreverente, orgulloso del sin-permiso que siempre fué suyo.

Tomás, que no cabe en las palabras.  Tomás, el ocurrente, el que irrumpía, creando; el que rompía, creando, y en ese afán de Seguir Naciendo, o de Subir a Nacer, forzaba Tiempos y Circunstancias, imponente e imprevisible, inmenso.

Hay quienes hablan de audacia; yo prefiero mantenerme en el campo de la imaginación sacrílega. Inconveniente e Insolente, Tomás. Nunca comedido, siempre arriesgado, con la chispa del genio, y la frescura indómita, fantasiosa, imprudente, de l@s Niñ@s.

En el Tiempo surgieron tantas calificaciones, y descalificaciones. Irresponsable, le decían; desconsiderado, agregaban; temerario, acusaban; irreflexivo, indiscreto, insólito, condenaban… Y es que a Tomás, no le perdonaban, que tuviese ojos para la madrugada. Porque veía, y sabía ver, ocupado en sus insuperables metáforas, y en la heroica labranza del Amor, que nada detenía, nada perturbaba, nada alteraba, nada bastaba…

Nada y todo, en el vértigo de su Huracán Personal, y en el movimiento hacia el Diluvio Colectivo, con Arca, Firmamentos, y Horizontes fantásticos, hechos de Paraísos.

Tomás en el Amanecer, con Nuevas Tentaciones, y otra Forja, otro Acero, otros espléndidos Metales para fundir palabras y fundar Nuevos Templos de Sabiduría, demolidos y alzados, y vueltos a demoler y alzar, contínuamente.

Tomás, como Símbolo de lo efímero que se vuelve permanente, por la Fuerza y la Elocuencia de la Originalidad, y del infatigable, incesante, Impulso Transformador.

Tomás siempre Paradójico. Coleccionista de imágenes exóticas, surreales, por reales, increíbles como él mismo: Tomás, Sorprendente Guerrero, Singular Conspirador, Raro
Filósofo, Hombre Corriente, Amante empedernido, Ser Humano incomparable, en su quebranto, y en su sólida Materia.

Conocer a Tomás era vivir todas las Dimensiones, y tocar Humanidad y Grandeza, indistintamente. És curioso que hoy quienes le hemos querido, aún criticado, incluso quienes sin conocerle le aman, evoquemos e invoquemos su nombre, su figura, con Cantos y Colores, con Rima y Mimo Poético, con Libertad de Alas, orondas y orgullosas, como Héroe, Guerrillero, Comandante, Ser Humano, pequeño e inmenso, frágil, y todavía Indescriptible.

Tomás es presencia absoluta. Y siempre fue “absoluto”, como dicen; Indómito e ingobernable, anárquico, y exuberante. Feliz, e infeliz, como suele ser, cuando estamos hechos de Verdad, de Cariño-Verdad.

Sí lo extrañamos en este Plano de Realidad, entre comillas, donde no lo vemos, pero lo sentimos y sabemos. En este Plano de Presencia y Aura, su explosiva impaciencia nos alcanza, apura, presiona, para que con todas las travesuras del Arte, la Ciencia, la Historia, y sobre todo la Condición Humana, nos veamos reflejados y convocados por su Generosidad, su Espontaneidad, sus incontrolables ganas de vivir el Amor, en Gigantografía sobrenatural.

Tomás nos convoca a hacer de este recorrido, de cada un@ y de tod@s, por la Historia, un cotidiano extenderse para tocar la Tierra, el Cielo, y en todos los lugares saber creer, saber crear, fundando y re-fundando el Reino de Dios, Valles sin Lágrimas, Gozo de Tierra Prometida, Ríos de Leche y Miel, Sol, Iluminación, Misterios, Glorias, Victorias, y todo lo demás. Principios y Principios, y Principios; caudales infinitos!

Cada día un Nuevo Afán con todos sus enigmas, intrigas y fantasías. Fascinante Ciencia, y Ficción; ilimitada, irremediable, vocación y obligación de Auroras! Tomás, fantástica condición de la Luz. No poca cosa… no poca Valentía. Fogosa y Vital Lealtad, ese és Tomás… Así y Aquí estamos. Y Vamos!

Y no hay amnesia posible; no hay cansancio. Se lo debemos a Seres kaleidoscópicos, como Tomás. No hay nada que pueda detener el Tránsito de la Piragua en el centro del Remolino, que como ya nos advirtiera Carlos Martínez Rivas: És Fortaleza!

Cuando los afiches del tirano
sean insepultas huellas de la escoria;
cuando los traidores y cobardes
sean referencias de una vieja historia;

las generaciones venideras
de la Nicaragua Libre y Luminosa
van a recordarte eternamente
con tu carabina disparando Auroras.

Abril 30 del 2017
Tiempos de Victorias, por Gracia de Dios!

(*) Vicepresidenta de Nicaragua

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s