Macri y Temer, los dos nuevos “agentes públicos” de EEUU


Por Patricio Montesinos
Como lo fueron los exprimeros ministros de Gran Bretaña Tony Blair y
de España José María Aznar para imponer el caos en el Oriente Medio
con la sangrienta guerra contra Iraq, el presidente de Argentina,
Mauricio Macri, y el mandatario ilegitimo de Brasil Michel Temer, son
los dos nuevos “agentes públicos” de Estados Unidos destinados a
descomponer a Nuestra América.
El otrora inquilino de la Casa Blanca George W. Bush reclutó a Blair y
Aznar, este último record Guinness en sumisión a Washington, y los
convirtió en sus principales peones en la invasión castrense a Iraq,
que ha hecho de ese país el más grande cementerio del mundo.

Por supuesto que el objetivo geopolítico de los “tanques pensantes”
estadounidenses fue y sigue siendo desestabilizar para ejercer su
dominio en el Medio Oriente y el norte de África, dada sus riquezas
petrolíferas, como se ha confirmado en los últimos años con las
también agresiones militares a Libia y Siria, sometidas hoy al
horror del terrorismo fomentado por el Pentágono que se ha extendido
sin control por esas regiones.

Precisamente un informe denominado “Chilcot”, difundido hace escasas
horas en Londres, reveló que Blair prometió “lealtad” a W. Bush para
lanzar la conflagración contra Iraq, documento que lo puede conducir
al banquillo de los acusados en Gran Bretaña.

De Aznar nada nuevo hay que subrayar porque es conocido de sobra todo
lo que ha hecho por orden de la Casa Blanca, desde recorrer
Latinoamérica en busca de jóvenes soldados “carne de cañón” para
emplearlos en la guerra impuesta a los iraquíes, hasta participar en
conspiraciones e intentonas golpistas en Latinoamérica.

Lo que si puede ser novedoso es que el “caballerito español” termine
también juzgado por sus crímenes de lesa humanidad, lo cual hace
mucho tiempo debió ocurrir con los tres protagonistas de la afamada
foto de Azores.

Washington, empeñado siempre en perturbar la paz, la estabilidad y la
unidad de los pueblos, ahora lo hace a fondo en la Patria Grande, y
escogió para ello a dos nuevos empleados, los “agentes” Macri, de
Argentina, y Temer, de Brasil.

El primero, un dictador “reciclado” y capaz de empobrecer y vender su
país en solo seis meses, es el hombre del Pentágono destinado a
relanzar la Alianza del Pacifico, una organización conformada por
Chile, Perú, Colombia y México, e incitada por Estados Unidos en
detrimento de otras autóctonas con innumerables proyectos sociales y
de integración como la Unión de Naciones del Sur (UNASUR), la
Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) o la Alianza
Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

No por gusto el neoliberal Macri estuvo presente en la Cumbre de la
Alianza de Pacífico celebrada en Chile hace pocos días, en donde
manifestó la intención de su régimen de que Argentina forme parte de
ese grupo.

Obvio, el mandatario argentino tiene la “tarea” de tratar de
estropear la UNASUR, la CELAC y el ALBA, a tono con la arremetida que
lleva a cabo la derecha en Nuestra América con el respaldo del
gobierno y los sectores ultraconservadores norteamericanos.

Socavando esos mecanismos regionales que abogan por la unidad y la
segunda independencia de la Patria Grande, la Casa Blanca pretende
detener la sepultura de la Organización de Estados Americanos (OEA),
e insistir en sus fracasadas tentativas de cercar a la Venezuela
Bolivariana y Chavista, una presa que el Águila Imperial del Norte
ansía devorar a toda costa por sus inmensas reservas de crudo.

Asimismo trataría de resucitar al enterrado instrumento de saqueo del
Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA), como bien alertó el
acertado presidente boliviano, Evo Morales.

Temer, el otro flamante “agente público” de Washington tiene la
encomienda cardinal de torpedear a los BRICS, que conforman Brasil,
Rusia, India, China y Sudáfrica, todas llamadas potencias emergentes
que Estados Unidos mira con muchos recelos porque juntas son un real
peligro para su enfermizo y resquebrajado hegemonismo.

El golpista brasileño, artífice del juicio político contra la
presidenta constitucional del gigante sudamericano, Dilma Rousseff,
agiliza las privatizaciones de las grandes empresas nacionales, entre
ellas la insigne Petrobras, lo que constituyen fuertes traspiés al
pujante pero joven club de los BRICS, con efectos negativos para
Latinoamérica y el Caribe.

Pero a Macri y Temer, al igual que a Blair y Aznar, les depara el
mismo destino que quienes como ellos han oprimido, asesinado o
traicionado a los pueblos: la cárcel, el desprecio y un seguro viaje
al basurero de la historia.

Anuncios

3 comentarios sobre “Macri y Temer, los dos nuevos “agentes públicos” de EEUU

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s