Bloqueo contra Cuba, la más larga guerra económica de la historia


A pesar de 23 Resoluciones de la Asamblea General de la ONU que lo condenan y el rechazo unánime de la comunidad internacional, el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba sigue siendo hasta hoy la guerra económica, comercial y financiera más prolongada impuesta a un país.

El cerco de Washington al pueblo cubano se mantiene intacto, pese a los acercamiento entre la actual administración norteamericana y las autoridades de La Habana, que decidieron recientemente reanudar sus vínculos diplomáticos, y dialogar para terminar con más de medio siglo de controversias.

El paso dado por ambos gobiernos ha sido acogido con beneplácito por Naciones Unidas y todos los Estados que integran esa organización mundial, sin embargo el bloqueo persiste y sigue dañando a la mayor de las Antillas y a sus habitantes.

Los perjuicios para Cuba de esa política agresiva de sucesivas administraciones de la Casa Blanca, que se extiende por más de 50 años, son multimillonarias y afectan todas las esferas de la sociedad, desde su economía, el comercio y las operaciones financieras, hasta la salud, educación, el deporte y la cultura, entre otras.

En su intervención hace pocos días en la Asamblea General de la ONU, en ocasión del 70 Aniversario de la fundación de esa institución universal, el presidente de la nación caribeña, Raúl Castro, afirmó que el bloqueo ha sido el mayor obstáculo para el desarrollo de su país.

Raúl ha reiterado además que el cerco de Estados Unidos contra Cuba es el principal escollo a superar para luego conseguir normalizar las relaciones mutuas entre ambos vecinos muy cercanos.

Y por supuesto que no puede existir normalidad en los nexos entre dos gobiernos si uno de ellos, en este caso Washington, bloquea a otro, el de La Habana, y al mismo tiempo continúa financiando acciones subversivas para tratar de erosionar a la Revolución cubana, nacida el 1 de enero de 1959.

Tampoco se puede convivir debidamente, si el vecino del Norte, Estados Unidos, mantiene ocupado con una base militar parte de un territorio de la oriental provincia cubana de Guantánamo.

Esas son barreras que deben ser derrumbadas en el complejo camino que han iniciado Estados Unidos y la mayor de las Antillas, tras restaurar sus vínculos diplomáticos, un hecho trascendental en la historia contemporánea, pero no por ello exento de tropiezos en lo adelante.

El respeto irrestricto por Washington a la independencia y la soberanía de los cubanos, y su necesario esfuerzo en la mesa de dialogo de conversar de igual a igual, son dos elementos claves para lograr sortear las piedras que existen y serán colocadas por algunos, en el largo sendero hacia la normalización de las relaciones entre los dos países.

La Casa Blanca conoce muy bien que Cuba no renunciará a ninguno de sus principios, y que ni siquiera con una política de “inundación masiva” para intentar penetrar y socavar a la Revolución podrá derrumbarla.

El próximo 27 de octubre será votada en la ONU, por vigesimocuarta ocasión en 24 años consecutivos, otro proyecto de Resolución que censura el bloqueo norteamericano a la nación latinoamericana, y que será respaldado una vez más por toda la comunidad internacional.

Habrá que esperar, en esta nueva coyuntura, que postura adoptarán en Nueva York, los gobiernos de Estados Unidos e Israel, los cuales siempre se han quedado aislados en la sede de Naciones Unidas al oponerse a los dictámenes contra la guerra económica, comercial y financiera impuesta a Cuba.

Rubén Abelenda. Periodista y diplomático de Nuestra América

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s