#Miami: Violencia llega a tal magnitud que no descartan ponerla bajo mando de fuerzas represivas


Policía-Miami

La paulatina ocupación militar de Miami

Por Nicanor León Cotayo

Su violencia llega a tal magnitud que no descartan poner el territorio bajo el mando de fuerzas represivas.

El sitio Miami Diario informó este miércoles: “solicitan a policías y federales” combatan juntos los tiroteos en esa ciudad”.

La publicación recuerda que en 1999 un destacamento bajo la jefatura del FBI aminoró la guerra desatada entre pandillas.

Ahora, según el blog MiamiNews Times, la única manera de frenar esa violencia es “invitando a escena a fuerzas federales que la encaren”.

Este medio comentó que en los últimos 21 días, siete tiroteos acontecieron Coconut Grove, Liberty City, Overtown y Miami Gardens, con cinco muertos y siete heridos.

No pudo esconder su ambiente racista al reconocer que, en el condado Miami-Dade, “las comunidades negras están bajo acoso”.

El sitio además narró que pandillas locales comienzan peleas en redes sociales y las terminan en la calle “con disparos y cadáveres”.

Según el blog Miami News Times, “hoy en día son muchos los delincuentes que no temen ir a la cárcel”.

Pero, indicó, a una cosa sí temen: que les apliquen cargos federales, porque se verían obligados a cumplir el 90% de su sentencia en prisión.

Con el propósito de afrontar la crisis, un locutor de Sports Animal 940 AM, Luther Campbell, exhortó a la policía de Miami a unir sus agentes con los federales.

Todavía, aclaró el sitio MiamiDiario, no era conocido si la sugerencia de Campbell sería valorado o no, pero “los tiroteos son cada vez más frecuentes en Miami-Dade”.

Incluso, habitantes de ese territorio y expertos en la materia opinan que el mal está muy avanzado y, por lo tanto, exigirá una operación quirúrgica de alta complejidad.

Pero mientras llega esta, el escenario de la titulada Ciudad del Sol continúa salpicado de abundante sangre.

Quedaban 48 horas del año 2014 cuando, en medio de otra balacera, asesinaron en Miami a un muchacho de 14 años de edad.

Se llamaba Gabriel Figueroa, a quien le dispararon mientras departía con amigos en un centro de comida rápida.

En el mismo lugar cayó abatido James Brown, otro de los clientes presentes en el local, y además hubo dos heridos.

¿Información de la policía? Que un vehículo se aproximó y desde su interior abrieron fuego contra las victimas.

El reporte de los uniformados agregó lacónicamente: Nada sobre los autores ni respecto a sus motivos para hacerlo.

De las tragedias que circundan a Estados Unidos, el desenfreno de sus tiroteos es una de las más sombrías.

Podría añadirse otra: la impotencia, gracias a su sistema económico, político y social, para resolverlo.

Ni aún, como les empuja el desespero, si decidieran convertirla en una plaza tácitamente militarizada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s